BM Logroño La Rioja y el Bada Huesca empataron a 28 goles, un resultado que si se analiza el conjunto del choque no se puede pensar que es un buen resultado pero que si se analiza solo el final del encuentro se tiene que dar por bueno.

El BM Logroño La Rioja empezó el partido muy enchufado, especialmente en defensa, con Rubén Garabaya mandando y bien secundado por Ángel Fernández mostrando su vertiginosa velocidad al contragolpe. Pero, y a pesar del gran derroche físico de los logroñeses, especialmente en defensa, este trabajo no se traducía en una ventaja clara en el marcador. Así transcurrió la primera parte del duelo, tirón de los locales al que respondía el Bada Huesca para empatar el marcador al cabo de unos pocos minutos, llegando al descanso con una leve ventaja local (14 a 12).

Tras la reanudación el equipo local siguió marcando un buen ritmo de juego y empezó de nuevo a conservar cortas distancias en el marcador, pero nunca logró romper el partido, y aquí estuvo la clave del desenlace final.

Se llegó a la recta final del partido, en la que los aragoneses supieron aprovechar dos errores locales, fruto de la ansiedad por ganar, para pasar del 23 a 21 favorable a los locales al 23 a 23 favorable a los oscenses, con un gol de Teixeira a falta de siete minutos para el final. Desde ese momento el choque fue una guerra de nervios en el campo, más del equipo local, y de un duelo táctico de los entrenadores con sucesivos tiempos muertos para ordenar el juego. Y aquí se vio cómo el Bada Huesca, más fino, no desperdiciaba sus ataques y se colocaba por delante (23 a 24 y 24 a 25), encendiendo todas las alarmas riojanas. Y llegaron los minutos más emocionantes del partido pero a la vez los peores en lo que a juego se refiere de todo el partido, con los dos equipos guiados por la presión y fallando en sus últimas jugadas, tanto que al 26 a 27 logrado por Alberto Val al contraataque -a falta de tres minutos y medio- necesitaron los locales un minuto y medio para empatar nuevamente por medio de Ángel Fernández, el mejor del choque de esta noche. Marcelo Fuentes logró el 27 a 28 con medio minuto por delante para el final, y fue Juan Castro quien anotó el empate para los locales sobre la bocina dando un punto al BM Logroño La Rioja  que dejó, tal y como se desarrolló el final del choque, un buen sabor de boca.

 

Ficha técnica

BM Logroño La Rioja 28 (14+14): Aguinagalde (Krupa); Javier Muñoz (3), Garabaya (3), Kukic, Paredes (1), Garciandia, Ángel Fernández (12); Sánchez-Migallón (1p), Montoro, Kusan (1), Castro (4) y Chiuffa (3)

Bada Huesca 28 (12+16): Arguillas (Gómez Lite); Teixeira (9), Carmona (4), Carró (1), García, Mira, Bonanno; Adriá Pérez, Diógenes Cruz (3), Alberto Val (6), Marcelo Fuentes (3), Malo y Zungri (2).

Marcador cada cinco minutos 3-2, 5-5, 8-6, 10-8, 13-11, 14-12; 16-14, 19-17, 21-19, 23-22, 25-25 y 28-28.

Árbitros: Ballano y Rodríguez. Excluyeron por dos minutos al local Sánchez Migallón y a los visitantes Carró, Mira y Marcelo Fuentes.

 

Deja un comentario