Hace años se instaló en el Club la tradición de despedir a los compañeros que se van manteándolos en el último partido en el Palacio de Los Deportes como gesto de cariño y de reconocimiento a la labor desempeñada durante su estancia en el BM Logroño La Rioja. Y este año no iba ser menos, y más siendo éste uno de los finales de liga más emotivos de la corta historia del Club.
 
Ángel Fernández, Ángel Montoro, Jakub Krupa, Fabio Chiuffa, Juan Castro, Pablo Paredes y sobre todo Rubén Garabaya y Jota González fueron pasando uno a uno. Y si bien es cierto que se nos va a hacer difícil iniciar la temporada que viene con tantas bajas en lo personal, la realidad es que ésto no para y la emoción de las despedida rápidamente será reemplazada por la felicidad de las nuevas incorporaciones, de gente que ha confiado en nosotros para progresar en sus carreras profesionales y que vendrán dispuestos a darnos nuevas alegrías.
 
Suerte a los que se van porque se la merecen, suerte a lo que vendrán porque la necesitarán para cubrir los huecos que se quedan libres en el Club pero sobre todo suerte a los que siguen por su fidelidad con el Club: patrocinadores públicos y privados, directiva, técnicos, jugadores y aficionados.
 
Muchas gracias a todos.

Deja un comentario