Ayer visitamos el colegio San José Hermanos Maristas de Logroño. Los alumnos estaban felices, último día de clase de un largo trimestre, día previo a las merecidas vacaciones y visita de los técnicos y jugadores del Naturhouse La Rioja: ¿Qué más se puede pedir?

Entre nervios y risas se desarrolló la mañana, con el mismo esquema de siempre: pequeña charla inicial, con preguntas (algunas muy atrevidas), en las que se les contaba lo que suponer ser jugador profesional de balonmano, para pasar a la parte más divertida, la parte práctica. Juegos de resistencia y habilidad y un pequeño partido completaron la mañana, en la que técnicos y jugadores quiesieron insitir, una vez más, en que el deporte es educación y que el deporte se debe seguir y practicar con educación.

Deja un comentario