Finalizan las mini vacaciones de Semana Santa y, tras la victoria contra el Helvetia Anaitasuna, rival directo en la lucha por las plazas europeas, vuelta a los entrenamientos, eso sí, con una cara distinta, más de los que nos rodean que de nosotros mismos, y es que las victorias lo cambian todo para bien o para mal, y lo que ayer era negro hoy es blanco, y viceversa.

Recta final de la Liga Loterías Asobal, con el FC Barcelona Lassa revalidando su título, en la que, a parte del deber de hacer las cosas bien, está en juego la participación europea de la temporada que viene. Seguimos firmes en la tercera plaza, manteniendo las distancias con nuestros inmediatos persiguidores, si bien no hay que olvidar que la Copa del Rey puede trastocar las cuentas para la clasificación europea, por lo que no conviene despistarse.

Cinco partidos quedan, y cinco finales son, en unos casos porque se juega contra equipos inmersos en la lucha por evitar el descenso de categoría (Frigoríficos Morrazo, BM Villa de Aranda o DS Auto Gomas Sinfin) y en otros casos por ser rivales de nuestra liga (Bada Huesca o Fraikin BM Granollers). Cinco encuentros que, a la postre, nos podrán en nuestro sitio, para lo bueno o para lo malo.

Deja un comentario