De bien nacidos es ser agradecidos y no queremos dejar pasar la ocasión, en este fin de temporada, para agradecer a la afición franjivino su apoyo constante durante todo el presente curso. Duro el objetivo que nos planteamos a principio de la temporada y, tras un largo año, es momento de reconocer el papel desempeñado por la masa social franjivino en la consecución del ansiado premio.
 
Ahora que estamos en la cima de la tabla clasificatoria, cuando miramos hacia el horizonte, cobra más valor, si cabe, el objetivo logrado, llegando a tener, incluso, en la última jornada opciones de haberse logrado la clasificación para la Velux EHF Champions League. Lástima de inicio. Pero esto no debe empañar el logro conseguido.
 
Iniciábamos el año sin patrocinador, con dudas en el entorno, y hubo que tomar decisiones arriesgadas en la confección de la plantilla, y esperábamos ansiosos el veredicto de la afición. Llegó el esperado debut en la pretemporada en el ya tradicional partido a favor de la Asociación contra el cáncer de La Rioja y allí estuvo la afición apoyando en sus inicios al equipo, lo cual fue muy tranquilizador para todos. Se desarrollo la pretemporada con altibajos, como es habitual en un periodo de rodaje del equipo, ganando lo que había que ganar y perdiendo donde se debía perder, para presentarnos en la final de la Supercopa de España de Ciudad Real contra el FC Barcelona Lassa y, a pesar de la derrota, ofrecer una imagen esperanzadora.
 
Comenzamos la Liga Loterías Asobal, victoria frente al Recoletas At. Valladolid y a partir de ahí la debacle, las cosas no salían, y cuanto más entrenábamos y jugábamos y las cosas no salían más ansiedad se apoderaba de nosotros pero ahí estuvo la afición, sin una protesta, sin ninguna recriminación apoyando durante y después de cada partido, confiando en nosotros. Y llegó el partido mágico en Pamplona contra Helvetia Anaitasuna y todo cambio, allí, con una luchada victoria, se recuperó la alegría y la confianza. Tras acabar aquel partido el equipo, lo primero que hizo, fue irse a la zona de la gente logroñesa y riojana que se había desplazado a Pamplona y fundirse con ellos en un gran abrazo, mezcla de agradecimiento y de liberación. Fue un abrazo sincero. Volvía la máquina riojana a trabajar como acostumbraba.
 
Y a partir de ahí poco más que contar, victoria tras victoria para culminar una gran remontada que nos metió en la competición europea, en un final de la Copa del Rey y en la final de la Supercopa de España del año que viene.
 
Mil gracias a todos, este año tiene muchos paredes y madres, todos tenéis vuestra cuota de participación en el éxito y es justo reconocerlo. Pero esto no acaba aquí, dentro de nada volvemos, con las fuerzas renovadas. Nuevo técnico, nuevos jugadores y nuevas ilusiones y queremos que estés con nosotros porque os necesitamos.

Deja un comentario